© 2019 por CEPBREHI. Todos los Derechos Reservados.​

Artículo

Reacciones emocionales ante el año nuevo

03/10/2014

Cuando se tiene estabilidad en un trabajo, en la familia, incluso en el lugar en donde se vive; que puede ser desde tu edificio, tu vecindario, tu colonia, tu delegación hasta tu país, logras tener un verdadero equilibrio emocional.  Toda la energía de tu cuerpo y de tu mente se concentra en desarrollar bien tu trabajo, en generar ideas creativas y seguramente hasta lucrativas, no existen pensamientos estorbosos que limiten estas áreas productivas, este estado de equilibrio se transmite en todo lo que haces y dices encontrándote así inmerso dentro de un círculo virtuoso.

 

Pero, ¿que pasa? cuando todo el ambiente se vuelve caótico, cuando toda tu estructura se ve seriamente afectada, cuando peligra tu trabajo, tu modo de subsistencia, cuando el panorama no es alentador en lo más mínimo, cuando hay cada día menos dinero en todos los sectores, la actividad económica esta en el suelo y a pesar de lo que dicen los políticos la gente no siente que esto mejore, y peor aún, se avecinan más impuestos, … todo parece ser verdaderamente amenazante para el año que se avecina.

 

Sabemos que se perdieron muchos empleos este año, 850 mil personas que no solo perdieron su empleo si no que están enfrentado una serie de cambios difíciles de aceptar, ya que es muy fácil adaptarse a la mejoría, pero es muy difícil aceptar un retroceso:

 

•Antes tenía a mis hijos en escuelas privadas y ahora solo puedo tenerlos en escuelas públicas

 

•Antes tenía coche hoy tuve que venderlo y viajar en transporte público.

 

•Antes vivía en una casa, ahora tuve que mudarme a un departamento muy pequeño

 

.•Antes podía irme al bar o a cenar con mis amigos o mi familia y ahora ya no puedo.

 

•Antes podía ayudar a mis padres y ahora ni con los gastos de mi familia puedo.

 

•Antes podía irme de vacaciones ahora no puedo

 

Y así la lista de lo que antes se podía y ahora no, puede ser interminable.   Es muy difícil PERDER, ya sea capacidad económica, estatus social, o cambiar de estilo de vida, esto a su vez puede traer otros cambios acarreados como las rupturas familiares o de pareja.

 

¿Y que pasa emocionalmente con nosotros después de toda esta espiral descendente?

 

•No solo perdemos cuestiones externas, nuestra vida interna también se ve seriamente afectada,

 

•Perdemos nuestra motivación hacia el logro

 

•Nuestra autoestima y nuestro auto concepto se ve afectado

 

•Podemos entrar en depresión

 

•Nos volvemos irritables

 

• Podemos incluso perder la esperanza de mejora

 

¿Que se puede hacer entonces?

 

•Tenemos que aprender a cerrar ciclos y etapas

 

•Asumir la realidad, esto no significa que estés de acuerdo con la situación.

 

•Debemos dejar de pensar en lo que fue, en lo que tuve, en lo que podía y ahora no

 

.•Centrarnos en lo que sí tenemos, en lo que aún conservamos, en lo que nadie nos puede quitar, como es el conocimiento y la experiencia.

 

•Si nos caímos debemos sacudirnos el polvo, reírnos un poco de nosotros mismos y continuar recogiendo lo que quedo a nuestro alrededor

 

.•Ser positivos y optimistas, que no significa andar riéndonos todo el día, sino que tenemos la capacidad de ver las oportunidades dentro de las calamidades.

 

•Visualizarnos en el 2010 justo como queremos estar, a pesar de los pesares y pésele a quien le pese.

 

Es todo un reto que debemos tomarlo para seguir adelante, y si notamos que no podemos solos salir de esta terrible depresión entonces es un buen momento para pedir ayuda.

 

Estela Durán Mena, Ph.D.

 

Please reload