Artículo

Los Celos

03/10/2014

Al hablar de los celos es necesario hablar de la pareja, ya que en pareja es donde se presenta el problema de los celos con mayor fuerza. También existen los celos entre amigos, familiares y conocidos, solo que en esta ocasión hablaremos específicamente de los celos en la pareja.

 

Al inicio de cualquier relación de pareja, se establece (consciente o inconscientemente) el mantener un compromiso de amor, respeto, permanencia, fidelidad, sexualidad, convivencia, conveniencia, así como otros aspectos son tácitos en la relación.

 

Sin embargo al estar hablando de dos personas que generalmente vienen de contextos diferentes existe una gran variedad de conceptos y valores que no siempre son iguales para ambas.

 

Entre estos valores y principios destaca -para el tema de los celos- la exclusividad sexual; ya que en una gran mayoría de los casos de parejas que tienen problemas con los celos, se ve implicada de manera real o como producto de la ficción LA SEXUALIDAD.

 

Al romperse la visión interna de la fidelidad, la pareja entra en un bache emocional del cual es difícil salir. En esos momentos el efecto de los celos generalmente se agudiza. La persona que se asume como engañada, reacciona de muy diversas maneras, desde la depresión, hasta la violencia física o emocional contra la pareja.

 

Además la mente es una de las "máquinas" más creativas que existen y que actúa de forma automática y que tiende a completar escenarios o a cerrar estructuras. Cuando una persona permite que los celos se manifiesten en su forma de ser y comportarse, su carácter se ve dominado por ciertas ideas falsas o verdaderas. La persona empieza a ver cosas que no son ciertas, llegando a acusar a otras personas sin tener pruebas e incluso entra en un círculo donde sus percepciones únicamente son filtradas para alimentar su fantasía (¿o realidad?).

 

Los celos son, entonces, la falta de confianza en uno mismo y en la pareja. Se trata de una actitud obsesiva que encadena situaciones innecesarias que se pueden evitar bajo un adecuado análisis. Esto no quiere decir de no existan infidelidades reales, pero aún en estos casos el enfrentar el problema con firmeza y un profundo autoconocimiento de las capacidades y limitantes propias, facilitan el proceso, sea cual sea, el resultado.

 

Los celos patológicos están acompañados de intensos sentimientos de inseguridad, auto-compasión, hostilidad y depresión y suelen ser destructivos para la relación. Y es que la persona celosa difícilmente puede ser feliz, ya que sus deseos por controlar a su pareja continuamente y sospechar de cada uno de sus actos imposibilitan esta opción.

 

En la medida en que considere que la pareja es un ser humano y no una propiedad, se podrá dialogar y establecer estrategias para resolver la situación. Así mismo se podrán dar cuenta de que sentir la presión y la fuerza no sirven de nada al final. El libre albedrío del otro será siempre el mejor aliado y no el miedo ante las reacciones violentas o el chantaje que se pueda ejercer.

 

Se recomienda que antes de actuar cualquier escena de celos con la pareja, tomen en cuenta lo siguiente:

 

En el “nivel de relación que tienes” es decir, su calidad.

 

El que busca “encuentra”. puedes ser que con los lentes que traes puestos de los celos, cualquier cosa la interpretes como una prueba de traición. (Una llegada tarde, una llamada que se pierde, la nota de un restaurante) que puede ser indicio de otra cosa y no necesariamente de un “engaño”.

 

La comunicación es básica “pregunta directamente” si tienes una duda específica, no te andes por las ramas. Solo evita hacerlo en exceso.

 

Si acosas a tu pareja estarás haciendo lo que más te aterra, empujándolo a los brazos de “otra persona”.

 

Si ya es un hecho que te están engañando “antes de que confrontes la situación" toma una decisión definitiva, una postura firme y digna.

 

Estela Durán Mena, Ph.D.

Tags:

Please reload

© 2019 por CEPBREHI. Todos los Derechos Reservados.​